Fábrica de Conservas y Factoría Ballenera Massó

industriasconserveras_negro_RGB

Massó representa un importante ejemplo de la importancia que la pesca, la salazón y la conservera tuvieron en el desarrollo industrial de Galicia. La empresa Massó levantó fábricas tanto en el municipio de Bueu como en Cangas de Mozarro, ambas localidades ubicadas en la provincia de Pontevedra, concretamente en la península del Morrazo.

complejo_Masso_cangas_baja

Complejo Massó en Cangas de Morrazo. Fotografía: Teresa Rubio.

 

DATOS DE IDENTIFICACIÓN

  • BIEN CULTURAL: Fábrica de Conservas y Factoría Ballenera de Massó
  • UBICACIÓN: Fábrica de Conservas en Bueu (Pontevedra) y Fábrica de Conservas y Factoría Ballenera en Cangas de Morrazo (Pontevedra)
  • TIPOLOGÍA: Edificio industrial
  • CRONOLOGÍA: 1816-1990
Massó_Bueu
Evolución de la Fábrica Massó en Bueu
Massó_Cangas
Evolución de la Fábrica Massó en Cangas
DESCRIPCIÓN DEL BIEN
La fábrica ubicada en Bueu se construye en 1883 sobre la fábrica de salazón de principios del siglo XIX de Salvador Massó Pala. Ésta, a su vez, se erige sobre un edificio preexistente que era un almacén de sal estancada que se conocía con el nombre de “Almacén do rei” y que fue adquirido por Salvador Massó Palau en torno a 1816. Sobre este edificio, que a partir de 1883 se había transformado en fábrica de conservas en lata, se levanta una planta para dedicarla a museo en 1932. A ésta se traslada la colección familiar de antigüedades náuticas y libros antiguos. El museo irá creciendo a lo largo de los años dentro de las instalaciones de la antigua fábrica. En los años sucesivos, y conforme a las necesidades de producción, la fábrica fue ampliada en número de naves llegando a extenderse por toda la manzana que hoy ocupa, desde la avenida de Montero Ríos y Rua Alcalde Johan Carcalleira hasta  Rúa de Pazos Fontenla. En los años 1924-1926 se levanta la nave de estructura metálica. Tras el cierre de la fábrica, ésta fue desmantelada para crear un espacio público en torno al Ayuntamiento y el Museo Massó, manteniendo parte de los jardines de la Casa Massó.

La Fábrica de Conservas en Cangas se trata de un complejo conservero, inaugurado en 1942, que contaba con la última tecnología, integrando: una fábrica de conservas que contaba con una cámara frigorífica, una fábrica de envases y zona de varaderos para la reparación de flota pesquera; un taller mecánico e instalaciones para la producción de harinas y aceites de pescado. Así como instalaciones para los obreros como guardería, zonas de comedor y duchas.

museoAnfaco_bueu_cangas
Vistas aéreas de las fábricas Massó de Bueu y Cangas. Fondo fotográfico del Museo Anfaco. Vigo.
APUNTES HISTÓRICOS
Cuatro generaciones de la familia Massó arrancan cuando Salvador Massó Palau, catalán de nacimiento, se instala en Bueu hacia 1816 fundando una compañía de salazón con el fin de explotar la salazón de sardina y distribuirla por el levante español. Años más tarde, hacia 1880, constituye junto a sus hijos, Gaspar y Salvador Massó Ferrer, una sociedad mercantil para la salazón de la sardina bajo el nombre Salvador Massó e hijos. Su establecimiento familiar se llamó “O almacén do Rey”. Los Massó, al igual que el resto de familias de fomentadores catalanes, tenían su casa contigua a la fábrica de salazón. La dirección de la empresa era llevada directamente por el propietario o por familiares, no por asalariados. También sus relaciones, tanto profesionales como personales, solían realizarse de manera endémica con otros fomentadores catalanes.
Es en 1883 cuando esta sociedad realiza el tránsito de la industria salazonera a la conserva. Para ello, funda una sociedad mercantil con Paul Dargenton y Félix Domingo, presidente de la cámara de Bayonne, denominada Massó, Dargenton, Domingo & Cía. Poco después se instala una fábrica en Bueu llamada La Perfección. El objetivo de esta sociedad era comercializar en Francia la producción de sardinas en aceite, aprovechando la crisis francesa, pero también de otros pescados, aves y fabricación de latas. La distribución de tareas era la siguiente: Massó, desde Bueu, fabricaba y Dargenton y Domingo, desde Francia, comercializaba los productos bajo denominación francesa, por ejemplo: “Les Preferibles”. Lo más interesante es que gracias a esta sociedad se acordó que técnicos de Nantes acudieran a Bueu a formar al personal en este nuevo sistema de conservación, así como en la producción de las latas y tapas donde se almacenaba el pescado. Crean en 1883 el Reglamento de la Perfección en el que se fijan horarios, tipos de pago, horas extraordinarias, trabajo nocturno, etcétera; y que afectaba a los responsables técnicos, de administración y también a los obreros y obreras. La firma conservera fue disuelta en 1894, los socios franceses vendieron su parte a los Hermanos Massó, siendo ahora los socios fundadores Gaspar y Salvador Massó Ferrer. Esta compañía, basándose en la anterior, se dedicó a la producción de conservas y salazones de pescado, compra y venta de harinas, y a la fabricación de toda clase de artefactos de pesca (MUÑOZ, 2011: 125). Esta nueva sociedad no se disuelve hasta 1925.
En este primer tercio del siglo XX la familia Massó participó activamente en la vida social y política tanto de Bueu y la zona del Morrazo, como de Vigo. Gracias a las buenas cifras de los primeros años de la industria Massó, ésta pudo adoptar nuevas tecnologías que le posibilitaron cuadriplicar la productividad del trabajo y reducir la conflictividad laboral. Así hacia 1904 incorporaron las sertidoras noruegas Reinert, las presas Bliss para el troquelado (MUÑOZ, 2011: 127). Era común que la gestión de la empresa quedara en manos familiares. Así los hijos de Gaspar Massó Ferrer se formaron para ello, tanto Gaspar como José María. Tanto es así que hacia 1925 figuraba como gerente de la empresa junto a Salvador y Gaspar Massó Ferrer, Gaspar Massó García.
Durante la Primera Guerra Mundial la empresa obtiene grandes beneficios que propiciaron la construcción de una moderna fábrica en Bueu, junto con un muelle de madera frente a la fábrica para facilitar la entrada de materia prima. El complejo fue inaugurado en 1926. El crecimiento de las fábricas de Massó continúa hasta principios de los años treinta del siglo XX, cuando desciende el comercio internacional a consecuencia de la Gran Depresión. Pero se recupera con prontitud, hacia 1933, gracias al consumo interno. Hacia 1930 Massó pasa de compañía colectiva a Sociedad Anónima, tras la muerte de Gaspar Massó Ferrer. Es ahora Gaspar Massó García quien asume mayor protagonismo en la gestión con el cargo de director-gerente, mientras que Jose María y Antonio ostentan los cargos de vicepresidente y secretario, respectivamente. En 1932 Gaspar y Jose María Massó deciden fundar el Museo Massó en Bueu al que dotan con incunables sobre tratados de navegación, libros de expidiciones marítimas, maquinaria antigua, etcétera.
 museoAnfaco_cangas_baja
Interior de la Fábrica de Conservas Massó de Cangas. Hacia 1960. Fondo Museo Anfaco. Vigo.
Con la llegada de la Guerra Civil, y bajo la gerencia de Gaspar Massó, la empresa experimenta una etapa de crecimiento con un incremento de las ventas, ya que las conservas gallegas fueron utilizadas para suministrar a los territorios ocupados por los nacionales. Es en este momento (1941) cuando se construye la fábrica de Cangas. En el lugar donde antes se ubicaba el salazonero Paganini, se construyó un complejo conservero con la última tecnología, integrando: una fábrica de conservas que contaba con una cámara frigorífica, una fábrica de envases y zona de varaderos para la reparación de flota pesquera; un taller mecánico e instalaciones para la producción de harinas y aceites de pescado. Al contar con cámara frigorífica para almacenar el pescado congelado, excedentes en épocas de bonanza, le permitía mantener la producción todo el año. Adoptó, además, mejoras para los empleados como vestuarios, guardería, cocina-comedor. Llegó a tener en 1943 a dos mil trabajadores. La innovación no sólo vino de fuera sino que la industria Massó patentó tecnología propia, utilizada no sólo en España, sino también a nivel europeo. Junto a este complejo, en Punta Balea se construyó la factoría ballenera donde se procesaron ballenas y cachalotes desde mediados de los años 50 hasta el año 1985 en que se cierra tras la firma de España del acuerdo internacional que prohíbe la explotación comercial de los grandes cetáceos.
Con la siguiente generación de los Massó, y dada la diversificación que la empresa Massó había sufrido a lo largo de los años, se produce una multidivisión de actividades (MUÑOZ, 2011: 138). Hacia 1960  se reestructura la compañía con Gaspar Massó al frente con el apoyo de sus hermanos José María y Antonio. Se implantó el sistema Bedaux de rendimiento mínimo; mejores condiciones de trabajo para trabajadores y trabajadoras al pertenecer a una gran empresa de más de 500 empleados y apostó por la alfabetización de los trabajadores y trabajadoras. A partir de los años setenta la situación cambia para la empresa Massó. Diferentes condicionantes: restricciones externas, políticas bancarias restrictivas, factores sociales o la crisis del petróleo afectaron al sector conservero y, por tanto, a la empresa Massó. Bajaron tanto la pesca como la producción de latas. Con la entrada en la CEE y la demanda externa que ésta trajo pareja se experimentó un aumento en las ventas que permanecieron estables en los años 80. Pero esta década de los 80 dejó mermada la empresa por los problemas con los sistemas de pagos de los clientes mediante letras y el crédito de los bancos. A esta situación se une la crisis del aceite de colza que afecto en diferentes grados al sector conservero. La llegada de los años 90 trae la muerte de Gaspar Massó García y el cierre de Massó Bueu. Sus trabajadores fueron recolocados en la fábrica de Cangas. Pero el cierre de ésta se produjo poco después, terminando así con una de las empresas conserveras gallegas más importantes del sector tanto en el siglo XIX como en el XX.
 Museo_Masso
  • Antigua fábrica de conservas Massó Hermanos de Bueu, 1900-1920. Museo Massó, Bueu (Pontevedra)
  • Vista aérea de la fábrica de conservas Massó Hermanos de Bueu, 1940. Museo Massó, Bueu (Pontevedra)
  • Sección de enlatado continuo de sardina en la fábrica de conservas Massó Hermanos de Cangas do Morrazo. Museo Massó, Bueu (Pontevedra)
SITUACIÓN ACTUAL
  • TITULARIDAD: Fábrica de Massó en Bueu es público y pertenece a red de museos de la Xunta de Galicia, en ella se ubica el Museo Massó. Fábrica de Massó en Cangas es privada, aunque con gestión pública.
  • SITUACIÓN: Fábrica de Massó en Bueu está restaurada y en uso. Fábrica de Massó en Cangas está abandonada y en deterioro.
  • PROTECCIÓN DEL ENTORNO: Las Fábricas de Massó aparecen en el anexo V del Plan Nacional de Patrimonio Industrial que se refiere al Catálogo Mínimo seleccionado por TICCIH-España. Están realizados los estudios técnicos y solicitada su inscripción a la Xunta de Galicia.
  • VISITABLE: . La fábrica de Massó en Bueu es visitable y en ella se ubica el Museo Massó. Por su parte la fábrica de Massó en Cangas está cerrada y no existe una gestión de visitas.
  • ESTADO DE CONSERVACIÓN: Fábrica de Massó en Bueu está en buen estado. Fábrica de Massó en Cangas: su estado de conservación es malo.

 

GALERÍA DE IMÁGENES

Chimenea de la Fábrica Massó. Fotografía Teresa Rubio

Acceso a imágenes en el Banco de Imágenes del Proyecto Gentes del Mar

INFORMACIÓN RELACIONADA

INFORMACIÓN COMPLETA DEL BIEN 

Acceso a la ficha de la Fábrica de Conservas y Factoría Ballenera de Massó