Carpintería de Ribera

carpinteriaribera_negro_RGB

¿Qué es?

La carpintería de ribera es un oficio tradicional, ligado a la actividad pesquera litoral y fluvial, que se ocupa de la construcción y reparación de embarcaciones.

El origen de esta actividad se vincula con el aprovechamiento histórico de los recursos marinos y fluviales. Es decir, con la necesidad que han tenido los pescadores de contar con una herramienta que les permita acceder a los caladeros para poder faenar con diferentes artes de pesca.

La adaptación a las condiciones del entorno de cada zona y el tipo de arte han determinado la evolución de los distintos tipos de embarcaciones.

Procedimiento

De Juan-García Aguado apunta en su obra La carpintería de ribera en Galicia (1940-2000)  que “la construcción de un barco de madera es un proceso sometido a las leyes rigurosas de la geometría y la mecánica, pero también impregnado de una componente mágica”.  Continúa añadiendo que “para cada uno de estos barcos, sus manos hábiles tallaron el modelo del casco, trazaron después las formas, buscaron los árboles que necesitaban en los bosques umbríos, y a lo largo de los meses elaboraron las plantillas, serraron las maderas, pusieron la quilla, la roda y el codaste y levantaron pieza a pieza esa máquina complicada y hermosa que es un barco, y cuando abandonó el astillero, el carpintero lo vio marchar consciente, solo él, de la perfección de sus formas y la fortaleza de sus cuadernas”

Astillero de Purro. Año: 1986. Foto: Alfonso Fernández.

Trabajando en el estaleiro de Purro. (Bueu, Pontevedra). Año 1986. Fondo Arturo Sánchez Cidrás

Transmisión del saber

Los conocimientos y saberes vinculados con la carpintería de ribera han sido transmitidos durante el desarrollo de la actividad, con el aprendizaje directo en los astilleros, siendo común la transmisión del oficio de generación en generación.

Instalaciones

Tinglados y astilleros próximos a la orilla de ríos o del mar han constituido los emplazamientos donde se ha llevado a cabo el oficio. Sin embargo, en muchos casos, los carpinteros de ribera no han contado con instalaciones permanentes. En décadas pasadas era frecuente que éstos se desplazaran de playa en playa, allí donde se les realizaba un encargo. El trabajo se llevaba a cabo en calas y playas resguardadas con el fin de evitar en lo posible las inclemencias del tiempo y los embates del mar. En ocasiones se construían tinglados que se mantenían en pie durante el tiempo que duraba la construcción de la embarcación. Por su parte en zonas donde la actividad pesquera era más intensa no ocurría lo mismo ya que la demanda se incrementaba siendo común la existencia de astilleros.

A mediados del siglo XX fueron obteniéndose concesiones administrativas para la construcción de astilleros, lo que permitió la erección de instalaciones permanentes mejorando las condiciones de trabajo.

En la actualidad este oficio tradicional está en riesgo de desaparición, habiendo caído en desuso en numerosas zonas del litoral peninsular.

La carpintería de ribera en el proyecto Gentes del Mar:

OTROS RECURSOS